Reseña de viaje a Madrid – 2017

Madrid

En este viaje iniciático, nuestro punto de partida y salida fue Madrid, la primera vez, llegamos para hacer una parada estratégica, antes de aterrizar en MAPAS de Tenerife, entonces nos quedamos en un hotel de la cadena hotelera Ibis, ubicado cerca del aeropuerto Barajas.

Ahora, después de haber recorrido las ciudades de Tenerife, Malinas, Bruselas, Berlín, Praga y Barcelona, llegamos a Madrid el 13 de agosto de 2017, en el tren de alta velocidad AVE, mi hermana Martha Elizabeth, -a quien no había visto en al menos 6 años- nos recibe con un gran abrazo y un corazón rojo de peluche, es un momento muy emocionante, porque Débora conoce personalmente, -al fin- a su tía Martha.

Nos quedamos los primeros días en el hotel THC Gran Vía, ubicado en el centro de Madrid, entre Malasaña y La Chueca, barrios que se han consolidado como zonas de moda de Madrid, y que tienen gran actividad social y cultural, hay muchas tiendas, librerías, bares, restaurantes de los más diversos orígenes, mercadillos, la escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos y muchas historias por contar….

Ilustraciones de La Chueca: Miguel Navia – Libro “Chueca”

Ilustraciones de La Chueca: Miguel Navia – Libro “Chueca”

Estamos en la etapa del verano más intenso en Madrid, la mayor parte de amigos que viven aquí están de vacaciones, así que nuestros planes,  son disfrutar unos días con mi hermana, ver el Jardín de las Delicias que está en el Museo del Prado, (el Medialab Prado está cerrado por vacaciones), en el Museo Reina Sofía ver el Guernica y conocer el Centro de Creación Contemporánea Matadero Madrid y por supuesto encontrarnos con Fiacha.

Nuestros pasos nos conducen a un parque en una cima, que antes había sido un Cuartel Militar donde se produjo uno de los primeros episodios sangrientos de la guerra civil española, ahí como transportado por arte de magia está el Templo de Debod.

El templo de Debod estaba situado al sur de Egipto, en la Baja Nubia, muy cerca de la Primera Catarata del Nilo y del gran centro religioso de la diosa Isis, en Filé. Su construcción la inició, a comienzos del siglo II antes de Cristo, Adijalamani, rey del fronterizo país de Meroe, quien levantó una capilla dedicada a los dioses Amón e Isis.

En 1960, la construcción de la Gran Presa de Asuán, llevó a la UNESCO a hacer un llamamiento internacional para salvar este rico patrimonio histórico. En agradecimiento por la ayuda prestada al salvamento de los templos de Abu Simbel, el Estado Egipcio donó en 1968 el templo de Debod a España. Reconstruido en uno de los más bellos parques de Madrid, el templo de Debod constituye uno de los pocos testimonios arquitectónicos egipcios que pueden verse completos fuera de Egipto.

Aqui puedes hacer una visita virtual:

http://templodedebod.memoriademadrid.es/3d.html

Mientras nos preguntamos ¿Cómo llegó hasta aquí este templo? recordamos cuando fuimos al Museo Metropolitano de Arte en NYC y encontramos a su “hermano” el Templo de Dendur, que también fue reubicado por la construcción de la Presa de Asuan, “obsequios” de la cultura egipcia al mundo contemporáneo y efectos del “progreso”.

Como latinoamericanos, la sensación de estar en Madrid, nos produce una especie de emociones encontradas… ¿Cuanto oro, plata, piedras preciosas y recursos naturales se extrajeron de América? ¿Cuanto daño hicieron los conquistadores a Abya Yala?, ¿Cuántos migrantes latinoamericanos viven y trabajan en España actualmente?, incluida mi hermana, recuerden que la historia cuenta que:

Antes de que lleguen los conquistadores Abya Yala era un mundo desarrollado; aquí vivían entre 50 y 100 millones de personas. Las civilizaciones Azteca e Inca eran comparables con la griega y la romana. Nuestra escritura gráfica y las cuentas se llevaban a  través de quipus,  teníamos un sosfisticado correo oral (Chasquis), utilizabamos nuestros propios y muy exactos calendarios, el estudio de la posición y el movimiento de los astros era muy avanzada, desarrollamos una arquitectura e ingeniería muy precisa, en el Perú había templos de mármol, en el Cuzco, las construcciones militares tenían bastiones en zig-zag, los Incas construyeron grandes carreteras con miles de kilómetros de caminos empedrados, en el Pacífico se construían canoas gigantes. En México había obras arquitectónicas de gran belleza como las pirámides del Sol y de la Luna, Teotihuacán era la ciudad más grande de Abya Yala y vivían ahí más de 200 mil habitantes. Los Zenúes (ubicados en lo que hoy es Colombia)  desarrollaron un sistema de irrigación para 250 mil hectáreas. Los Incas no se consideraban imperio, esa concepto de palabra no existía, el  oro no tenía valor comercial y a pesar de ello resplandecían en plata y el oro. La pachamama era su hogar, su casa, no había el concepto de propiedad privada, todos los terrenos eran comunales, encontraban a la divinidad en todo, en el Sol, en la luna, en el agua, en la tierra en los animales, no había el concepto del diablo. Había la concepción de un tercer sexo. En Abya Yala se hablaban casi mil lenguas distintas, los Incas y los Aztecas eran expansionistas, más los indígenas tenían una concepción de la sociedad mucho más respetuosa de la vida, se practica un deporte parecido al fútbol con bolas de caucho, se conocía mucho sobre las propiedades de las plantas medicinales y sagradas. Tenían fuertes organizaciones militares. Y un arte potente. La muerte era solo un paso más, durante los velorios de los muertos, los indígenas lloraban, bailaban y bebían. Habían hombres y mujeres sabias, que guiaban a la comunidad llamados Laikas, Sahamanes, Mamacunas, y a pesar de la conquista y de las enfermedades que los conquistadores trajeron al nuevo mundo; resistimos, compartiendo con el mundo el maíz, la patata, el cacao, el tomate que tuvieron un gran aporte nutricional en la alimentación del resto del mundo.

Mientras José Luis y Yo hacíamos esa reflexión, caminando hacia el Museo del Prado, nos sorprende ver un rótulo que dice “REFUGEES WELCOME”, (bienvenidos/as refugiados/as), este acto simbólico de solidaridad de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, -independientemente de si las intenciones políticas fueron buenas malas, nosotras esperamos que fueran buenas-, nos hace pensar en que vivimos otros tiempos, que el mestizaje, este encuentro biológico y cultural es el futuro de la humanidad, entonces no todo está perdido, ese acto de conciliación, nos ayuda a que  nuestra estancia en Madrid, sea más serena.

El Museo Nacional del Prado.- en la web oficial del museo te cuentan un poco de su historia:

“El Museo Nacional del Prado, abrió por primera vez al público en 1819. El primer catálogo constaba de 311 pinturas, aunque para entonces en el Museo se guardaban ya 1510 obras procedentes de los Reales Sitios. Las valiosísimas Colecciones Reales, germen de la colección del actual Museo del Prado, comenzaron a tomar forma en el siglo XVI bajo los auspicios del emperador Carlos V y fueron sucesivamente enriquecidas por todos los monarcas que le sucedieron, tanto Austrias como Borbones. A ellos se deben los tesoros más emblemáticos que se pueden contemplar hoy en el Prado, tales como El jardín de las Delicias de El Bosco”.  

Nosotras llegamos al Prado atraídas por la obra de El Bosco, desde que lo conocimos gracias a la revista “Descubrir el Arte” que José Luis y Yo coleccionábamos a inicios de los dosmil, quedamos realmente impactados, y podría decir que uno de nuestros objetivos de vida, era ver el cuadro en persona, pasamos horas investigando su historia, y buscando sus significados, este cuadro fue el vértice de nuestro enamoramiento de lo raro y místico, nuestra “piedra roseta” del arte.

Más, el Museo del Prado es uno de los museos más burgueses que he visitado en mi vida; de entrada hay una fila larguísima para comprar los tickets, las guardias son muy hoscos, no te dejan hacer fotos, hay que caminar despacio, no alzar la voz, tampoco señalar, que ni se te ocurra acercarte mínimamente a las obras,  porque te saltan encima, tampoco puedes hablar en voz alta ni reír… así, que lo que pensaba sería el momento más bello de este encuentro, se vuelve en un momento incómodo; centenas de turistas se amontonan alrededor del tríptico, a pesar de ello, intento concentrarme y guardar en mi memoria este momento y de pronto se te acaba el tiempo y tienes que moverte a otra sala… y lo que sigue a continuación son salas y salas de retratos de nobles bufones, delicadas bellezas y adineradas familias, donde de vez en cuando asoman sus sirvientes y los mismos artistas como una especie de hack. La fatiga del viaje empieza a producir estragos, y no es que no me emocione ver Las Meninas de Velázquez, Las tres Gracias de Rubens, El bacanal de los andrios de Tiziano, los Chicos en la playa de Joaquin Sorolla, la copia de la Gioconda hecha en el taller de Leonardo da Vinci, entre otros, así que nos detenemos a tomar aire en la sala de estar, mientras miramos los precios de los souvenirs, -evitamos comprar-.

Continuamos el recorrido ingresando a la exposición temporal llamada “Tesoros de la Hispanic Society of America. Visiones del mundo hispánico”, aquí nos encontramos con piezas arqueológicas, esculturas romanas, cerámicas, vidrios, muebles, tejidos, metalistería, arte islámico y medieval, obras del Siglo de Oro, arte colonial y del siglo XIX latinoamericano y pintura hispana de los siglos XIX y XX, una colección de Archer Milton Huntington, un multimillonario, heredero de una de  las fortunas más grandes de los EE. UU. de quien dicen, viajó a México a los 15 años y se quedó fascinado por la cultura latina, creando en 1904 la “Hispanic Society of America en Nueva York” para la divulgación y el estudio de la cultura hispánica en Estados Unidos.

Al salir del Prado (nos quedamos con ganas de conocer el  Medialab Prado ), tenemos un hambre atroz y nos vemos tentados a ingresar a un restaurante de comida rápida, pero resistimos y tras caminar un poco en el Barrio de las Letras, tenemos la suerte de encontrar un hermoso restaurante de comida tailandesa, llamado Pad Thai, con la barriga llena y el corazón contento, cruzamos al Parque del Retiro y en el camino nos encontramos con su feria del libro, aquí José Luis satisface su hambre de comics y Yo empiezo a preocuparme por el peso de las maletas.

Al tercer día, somos rescatados del centro de Madrid por Fiacha, quien nos lleva a su hermoso hogar ubicado en las afueras de la ciudad y Débora disfruta de una refrescante piscina y de los juegos infantiles.


Fiacha O’Donnell, es un gran amigo, productor audiovisual, multimedia, e investigador, especialista en performance, que está por terminar un doctorado en Bellas Artes en la Universidad de Málaga, como artista ha participado en festivales y proyectos internacionales como AcciónMAD, Reformance (Madrid), Festival de Video Arte Loop (Barcelona), Proyector 2010, INACT Festival (Estrasburgo), Lab latino (en las ediciones que tuvieron lugar en Boliva y Guatemala), en las residencias artísticas Zona30 (Lima, Perú) y R.A.T. (México D.F.), y en el Seminario de Producción de Cine y Otros Medios Audiovisuales de Reempleo (México D.F), a Fiacha lo conocimos en Lablatino, realizado en La Paz Bolivia, una plataforma en red de proyectos de creación iberoamericanos, basada en el intercambio de saberes, experiencias y afectos, con el fin de profesionalizar la gestión de los actores culturales de la región y establecer redes de trabajo colaborativo.

Estamos en la ciudad lineal mentalizada por el famoso teósofo, ingeniero, inventor, urbanista, constructor, geómetra, periodista, masón;  Arturo Soria, este visionario, creó la extensión de la ciudad de Madrid, que pretendía resolver los problemas de higiene, hacinamiento y transporte de la época, para ello, concibió la ciudad articulada a ambos lados de una ancha vía de 50 metros, con un ferrocarril que pasaba a ser un elemento estructurador del territorio. En la calle central se concentrarían los servicios públicos para los ciudadanos y las casas de los habitantes. El proyecto incluyó la creación de la Fiesta del Árbol, una plantación invernal que en los tres primeros años repobló la zona con más de 3000 árboles, el proceso se reforzó con la creación de un vivero en una de las manzanas urbanizadas. La idea era «en la Ciudad Lineal, a cada familia una casa, en cada casa una huerta y un jardín», una ciudad “planificada” antes que “improvisada” donde pobres y ricos pudieran vivir en proximidad, el gran inconveniente que separaba el sueño de la realidad era, -desde entonces-, la especulación sobre el precio del suelo urbanizable y el espíritu urbano de «la ciudad radioconcéntrica» tradicional.

http://oa.upm.es/7682/1/Villa_28.pdf

Como les conté conocimos a Fiacha y a Xavier Cruz gracias a el Lablatino realizado en La Paz Bolíva, ellos son miembros del colectivo  “El Gato con Moscas”, un colectivo de acción que diseña situaciones para entrar en cuestión con las lógicas predominantes. La cantidad de integrantes en el grupo es indefinida pero numerosa, haciendo posible la autofinanciación y autogestión de los proyectos que realiza desde el año 2007, un proyecto del que hablamos con Fiacha es Ecuavóley.



ECUAVÓLEY ( 2012), que consitió en realizar un estudio  sobre las distintas apropiaciones culturales que se daban en determinados lugares públicos de Madrid por parte de las comunidades latinoamericanas. Entre las distintas actividades se encontraban prácticas relacionadas con las danzas tradicionales, el comercio informal de productos típicos latinoamericanos, o  prácticas deportivas como la vitilla (béisbol caribeño), o el ecuavóley, una modalidad de voleibol de origen ecuatoriano que tiene sus propias reglas. Se censaron en Madrid 150 pistas en 6 fines de semana, un total de 24.300m2, 1.050 personas implicadas directamente sólo en los partidos. En esta propuesta, Elgatoconmoscas apostó el dinero público obtenido como honorarios de una exposición anterior (“Sala de Arte Empático”, en la Sala de Arte Joven de la Comunidad de Madrid), en los partidos contra equipos ecuatorianos, y en los lugares en los que se jugaba regularmente a este deporte. Además del dinero público, se puso en juego las relaciones territoriales en torno al “local” y  ”visitante”, obteniendo una experiencia de integración de doble dirección.

Con Fiacha conversamos de estas y otras arriesgadas intervenciones de arte acción y de los efectos de transgredir las lógicas tradicionales del “cubo blanco”, mientras imaginamos nuevas posibilidades que articulen nuestros colectivos y den una continuidad a nuestra amistad. Fiacha nos invita al cierre de un ciclo de fiestas organizadas por él y su colectivo en Matadero, de hecho estaba en nuestro plan ir al Matadero, pero es mucho mejor si hay fiesta!

Conversamos sobre el programa “La Plaza en Verano 2017” y la Convocatoria VIVAC, que se viene realizado por 7 años consecutivos, que coincide con los 10 años de Matadero; y consiste en la programación de actividades musicales y artísticas gratuitas todos los viernes y sábados desde el último fin de semana de julio y hasta el último fin de semana de agosto a partir de las 20 horas. Todas las actividades se desarrollan haciendo uso de los Escaravox, dos instalaciones diseñadas por el arquitecto Andrés Jaque   y que tienen como objetivo tanto proporcionar sombra como proveer de los equipos audiovisuales necesarios para acoger conciertos, proyecciones, performances, etc. Estos “escaravox” fascinan a José Luis, y también la rehabilitación del complejo, conocido como Matadero Municipal de Legazpi,  realizado por el arquitecto Pablo Ribera  y Compañia.

Para las personas interesadas aquí pueden ver la Memoria Histórica de rehabilitación del proyecto.

Hoy el  Matadero Madrid es un gran “laboratorio de creación actual interdisciplinar vinculado a la ciudad, un espacio generalista de intercambio de ideas sobre la cultura y los valores de la sociedad contemporánea, abierto a todos los campos de la creación, con el fin de favorecer el encuentro y el diálogo de los creadores entre sí y de éstos con el público” y su labor es: “promover la investigación, la producción, la formación y la difusión de la creación y el pensamiento contemporáneo en todas sus manifestaciones. Sus áreas de actividad son las artes visuales, las escénicas, la literatura y lectura, el pensamiento, la música y el arte sonoro, el cine, el diseño, la moda, la arquitectura, urbanismo y el paisajismo, desde las que se potencia un enfoque integral y multidisciplinar de la creación”.

 ((((Suspiramos)))) profundamente antes de salir de Matadero, deseando con todas las fuerzas, regresar para hacer mucha bulla y divertirnos, justo a la salida nos encontramos con Hamilton Mestizo, artista y diseñador bogotano a quien conocimos en el labSurlab 2012 realidado en Quito, Hamilton es un alquimista del arte, trabaja explorando principalmente la interrelación de las artes, la ciencia y la  tecnología y sus implicaciones críticas, ecológicas y socio-políticas, él es el director de https://www.museodelprado.es/coleccionLibrepensante.org

Para finalizar con broche de oro vamos al Museo Reina Sofía, al encuentro con “El Guernica” de Pablo Picasso, según Ignacio Gutierrez Zaldivar,  cuenta la historia de que:

Hace 80 años, Pablo Picasso, quien vivía en París y estaba ideológicamente comprometido con la Segunda República Española que peligraba en su gobierno ante los ataques del generalísimo Francisco Franco y sus aliados, recibió el encargo de una pintura. Se trataba de una obra que debería ser expuesta en la Exposición Internacional de París que iba a ser organizada por los partidos comunistas de Europa.
No había tema, ningún encargo especial, salvo una pintura para ser expuesta en el pabellón español de dicha feria internacional. Mientras el artista pensaba qué realizar para cumplir con el encargo, se produjo, el 26 de abril de 1937, un feroz bombardeo a Guernica, una pequeña ciudad del país vasco, que perpetrado en conjunto por la Legión Cóndor alemana y la aviación italiana.
El ataque terminó con la vida de 126 personas y las razones de semejante acto de guerra se debieron a que dicha ciudad estaba en manos de la República y había tres fábricas de armas en ella. A la postre, terminó siendo el disparador de la que ha sido catalogada como la obra más importante del Siglo XX.
Los primeros bocetos de esta creación los realizó el autor el 1º de mayo de 1937. Luego, y no conforme, continuó con otros 44 estudios y bocetos hasta que finalmente comenzó a pintar la obra de 349 x 777 cm que quedó finalizada el 4 de junio de dicho año. Por lo tanto, la obra le llevó a Picasso 35 días de creación. Se debe comprender que no cuenta el bombardeo a Guernica. No es una ilustración del mismo, sino es simplemente tomar dicha destrucción como símbolo del terror y la guerra que por esos años sufría su patria natal.
Una de las historias que más me conmueve alrededor de la obra tiene que ver con un momento en el que se presentó un jerarca nazi en el estudio de Picasso y le mostró una postal de la obra, preguntándole “¿Fue usted el que hizo esto?” ante lo cual el genial malagueño le contestó: “fueron ustedes”.

Recorremos el camino del Guernica, viendo por primera vez los bocetos y correcciones del gran cuadro, símbolo político y emblema ante cualquier episodio de violencia o de vulnerabilidad, un símbolo atemporal y universal   de la denuncia de la destrucción implacable y criminal de  guerra, repensando el tiempo en el que nos ha tocado vivir, la sensibilidad que produce en nosotras ver estas imágenes, sintiendo de cerca el dolor del absurdo ataque sucedido en  Barcelona hace un par de días, nos desarmamos, las lágrimas caen como ríos, mientras nos sostenemos el uno al otro, salimos al pasillo a tomar aire, para poder continuar…

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía fue antes un hospital, situado en la zona de Atocha, es un museo de arte del siglo XX y contemporáneo, y por lo tanto nuestros gustos se apegan mucho más a este espacio, más nos falta tiempo para poder recorrerlo  en su totalidad, pero en el último piso encontramos el manifiesto a de quienes serían algo así como nuestros padres los  FLUXUS, la influencia más directa para las acciones desarrolladas por  Colectivo Central Dogma y que parten de la idea del arte como una herramienta comunitaria, colaborativa y nuestro carácter urbano y periférico.

Nos sentimos felices y agradecidos de poder haber visto tantas maravillas, más es hora de regresar a la mitad del mundo, volver a casa, re-encantar nuestra vida cotidiana y construir nuestro pequeño gran mundo, en Ecuador está la familia y l@s amig@s y también hay mucho trabajo en el Arte y la Cultura esperándonos, y aunque a veces nuestros ojos cegados por las pasiones, no sean capaces de ver la brillante luz que nos rodea, la gran Pachamama y el Sol nunca se cansan de iluminarnos con su luz, gracias!!!!

P.D infinitas GRACIAS Fiacha, Xavier, Hamiltón, Martha querida hermana mía, espero que nuestros caminos nos junten nuevamente!!!

TN

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s